Motorola Moto X, ha pasado convertirse en el primer teléfono móvil de la segunda generación de terminales de Motorola. Un smartphone potente y con interesantes prestaciones que ha conseguido causar sensación entre los usuarios, situándose como una de las opciones favoritas en la categoría de terminales de gama alta.

Motorola Moto X, la consolidación de una marca

Diseño sencillo y práctico

El nuevo Motorola Moto X, cuenta con un diseño sencillo, de ligeras curvas redondeadas, que ofrecen una experiencia cómoda a la hora de utilizarlo. A pesar de contar con un acabado en policarbonato, la sensación es la de estar ante un teléfono móvil resistente.

En cuanto a la pantalla, Motorola apuesta por un panel AMOLED, una característica que ofrece una mayor gama de colores y por lo tanto imágenes más reales y nítidas. Y todo ello enmarcado en una pantalla de 4,7 pulgadas.

Cuenta con 2Gb de RAM, procesador Snapdragon 801 4×2.5 Ghz, memoria interna de 16 GB ampliables y versión d software Android 4.4.4.

Una cámara avanzada

Uno de los aspectos destacados del Motorola Moto X es la cámara de fotos, con un sensor de nada más y nada menos que 13 megapíxeles. De esta forma Motorola consigue dejar atrás la constante crítica a las cámaras de anteriores modelos, mostrando en esta ocasión un teléfono móvil con una cámara mucho más rápida en respuesta y enfoque, que servirá para tomar imágenes a una muy buena resolución.

En definitiva, Motorola ha conseguido con la llegada de su nueva generación reinventar el concepto de sus smartphones, demostrando que también puede conseguir buenos resultados en categorías de gama alta.

Imagen cortesía de emol (emol.com) Todos los derechos reservados